Buenos Aires Ciudad En todo estás vos

Apenas aprendíamos a hablar y ya llenábamos la casa de animales extraños. Alrededor del fuego que cura el frío descubrimos una canción pintada en paredes para contarnos de una manera diferente, todo lo que estaba alrededor.

Nos contamos para transformarnos, para cambiar la piedra en acero, vidrio y ciudades; pasamos a estar vestidos con la versión que preferimos de nosotros.

Ahora no nos alcanza el lenguaje que nos acompañó durante milenios, entonces inventamos formas nuevas de nombrarnos para que quepamos todos, todes, todxs.

Conocimos el silencio del espacio. Antes lo habíamos inventado en nuestros sueños. La historia del mundo es la de los sueños que después se tocan, se ven en las salas de los museos, los talleres de los artistas; salen en las noticias de un minuto que leemos casi sin mirar.

El hábito de crear mundos es lo que nos hace humanos, tenemos el poder de saber que todo puede ser diferente y la voluntad de ir hacia ahí, cambiando en el medio el paisaje. En cada sueño personal hay un mundo posible y una pregunta clave para uno y para otros. Cada sueño tiene adentro la contradicción y la imperfección de lo que crece gracias a la libertad. Escuchémoslos!

Filtrar